¿Por qué a veces nos tiembla un párpado?

A casi todos nos ha sucedido alguna vez, de repente, el párpado de un ojo empieza a palpitar, e intentamos frenar esa sensación incómoda  poniéndonos los dedos sobre el ojo.


 Pero esta molestia no suele tardar mucho en desaparecer y cuando lo hace, seguimos con nuestras labores como si nada hubiera pasado.


"Son contracciones involuntarias de algunas fibras musculares del orbicular del párpado, el músculo encargado responsable de cerrar el ojo y parpadear", explicó Rubén Pascual, oftalmólogo del Hospital San Pedro, en Logroño, España.
El especialista aseguró que estas sensaciones no son  beneficiosas, pero tampoco le  hacen daño al ojo.

Cada contracción dura décimas de segundo, y se repiten rápidamente con una frecuencia de 1 a 4 por segundo. Algunos duran segundos, y en otros casos puede mantenerse días enteros.

"Se llaman fasciculaciones y no son contracciones eficaces, no son coordinadas y simultáneas, por eso el párpado no se cierra", apuntó.

Frecuencia muy variable

Hay personas que nunca han tenido estos molestos temblores, otras que los sienten tan sólo una vez al año y otras una vez a la semana. Pero también hay personas que los tienen durante varios días, hasta semana, pudiendo ser el reflejo o síntoma de otra enfermedad del sistema nervioso.

La intensidad también es variable. Algunas personas tienen una leve palpitación o un temblor imperceptible para los demás. Otros sufren contracciones tan acusadas que los demás pueden notarlo.  Hay casos en los que la visión se distorsiona. "Es algo así como si saltara la imagen, como cuando grabas un vídeo mientras corres", explicó con sencillez este oftalmólogo.

Los científicos aún no saben exactamente  por qué suceden estas contracciones del párpado.

"Creemos que es un desorden puntual de regulación del sistema nervioso, pero no está claro", reconoció el médico.

El estrés y los estimulantes como el café o algunas drogas, favorecen su aparición. Cuando se dan con más frecuencia de lo habitual (todos los días por ejemplo) suele estar vinculado con un periodo de más nerviosismo, depresión, angustia o ansiedad.

Pero al tratar estos problemas de salud mental, con medicamentos y terapia,  los temblores en el párpado suelen volver a su frecuencia normal.

Fuente: rtve 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Lenticom.com © 2012 | Todos los derechos reservados